México, 8 de agosto de 2016

Cuatro proyectos frescos, energéticos y de vanguardia en danza contemporánea, provenientes de México, Italia, Estados Unidos y España, estuvieron presentes con su propuesta escénica en la Sala CCB del Centro Cultural del Bosque.

En el evento, el cual formó parte del Primer Festival Internacional de Danza Contemporánea de la Ciudad de México (FIDCMX), se ofreció un programa coreográfico integrado por las piezas Run barefoot down the mountain, de Colby Damon; Folio en blanco, de Óscar Ruvalcaba; Piel, de Gennaro Maione, y SIQ, de Anna Borràs.

festival_danza_rmm_4739bEstos proyectos elegidos por los organizadores debido a su profesionalismo, son cuatro de las 20 propuestas que integran el encuentro, el cual arrancó sus presentaciones itinerantes el pasado 29 de julio en el Teatro de la Ciudad Esperanza Iris, y concluirá el próximo 14 de agosto.

La velada dancística inició con la coreografía Folio en blanco, de Óscar Ruvalcaba, creador artístico del Sistema Nacional de Creadores de Arte del Fondo  Nacional para la Cultura y las Artes (Fonca), quien acompañado de tres bailarines y música experimental llevó al escenario la diversidad y multiplicidad de los cuerpos, pues no bailan igual ni entre ellos ni consigo mismos.

La propuesta cuestiona a través de variados movimientos corporales cómo se construye la identidad y resalta la importancia del reconocimiento y respeto hacia el otro, al tiempo que confronta la teoría que afirma que los seres humanos nacen en un estado de vacío, como una página en blanco y se construyen a través de las experiencias de vida.

A esta presentación le siguió Run barefoot down the mountain, de Colby Damon, quien manera de teatro hizo un tránsito por la vejez y la juventud, el movimiento de los recuerdos y la importancia de nunca dejarse de mover.

En la coreografía se apreció a un hombre viejo que refleja las altas y bajas de la existencia física. Al principio, frente a un micrófono, recita un poema, luego se transforma en un hombre joven y realiza una serie de movimientos que indican los aspectos alegres y ansiosos de la vida.

Posteriormente apareció en el escenario Gennaro Maione, quien inspirado en la novela Tarántula, de T. Jonquet, interpretó el performance Piel, donde la temática predominante es la defensa de la identidad, donde una persona se cree atrapado en el cuerpo equivocado y plantea con la danza cuatro realidades: el sexo biológico, la identidad de género, el papel del género y la orientación sexual.

Esta presentación cerró con SIQ, producción en solitario de la española Anna Borràs, quien mostró su técnica, así como una danza física con la que representó las adversidades que un ser tiene a lo largo de su vida y cómo se superan.

Además de estas cuatro propuestas, en el encuentro dancístico también participan las compañías Rachel Erdos (Israel), Tomas Danielis (Austria), Ahmad Shaaban (Siria), Tomohiko Kyogoku (Japón), Iona Kewney (Escocia), Tanz Company (Austria) y Agente Libre (Venezuela). De Estados Unidos, Almanac, Carmen Cáceres, Imee Dance Company y Danceable Projects.

También integran el cartel las compañías mexicanas Proyecto Finisterra, Axioma Proyect Dance Company, La Manga Video y Danza, Patricia Marín, Convexus, Elisa Rodríguez Ostuni y Alexandra Pereda.

El FIDCMX tiene como propósito mostrar al público que la danza contemporánea es una bella arte, al igual que la ópera, la música, la pintura, el teatro o la literatura.


Fotografías:
RMM Conaculta

Sobre El Autor

Revista virtual de danza y disciplinas afines. El objetivo es ampliar la cultura de la danza en la población, creando un espacio para la expresión de distintas formas de pensamiento en el ámbito danza y que se reconozca el papel social de lo profesionales que lo ejercen.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.