Foto: Cortesía México es Cultura


Por Argelia Villegas López

La función ha comenzado: la muerte y la vida danzan vaporosas y nacen nubes en el escenario que se funden con el tul color champagne que envuelve la presencia de las bailarinas Lola Lince y Claudia Lavista.

El diálogo corporal inicia intenso pero suave a la vez, la narrativa es circular y detallada; los ojos de una nutrida audiencia en el espacio íntimo que permite el foro del Centro Cultural “Los Talleres”, se sorprende al ver brotar en la escena: ventanas, aves, sombras, sonrisas y recuerdos.

La danza precisa de Lince y Lavista, bajo la dirección de Víctor Ruíz, regalan un viaje exacto en la obra Entre Sueños y Flores, proyecto de la compañía Delfos y de danza experimental de Lola Lince.

La obra permite a la mirada desprenderse de toda realidad y disfrutar profundo de la poesía que habita sus pasos.

¿Son pinturas en movimiento o son dos bailarinas? La pregunta se sienta también entre la audiencia mientras vemos unirse los cuerpos de las artistas y formar uno solo; encerrados en tonos champagne, la fusión corporal nos regala nacimiento, vida, muerte, luz, toboganes por donde las artistas viajan, transitan en etapas de juego, aprendizaje, ciclos de vida y muerte.

Un pie rígido, una mano-mariposa, las miradas llenas de nostalgia al encontrarse con seres queridos que ya fallecieron, un diente que se cae, el regalo de la vida, la decepción y la sorpresa, la locura, la felicidad exaltada, son solo algunas de las metáforas visuales que engloban la composición dancística de la obra Entre Sueños y Flores.

Así transcurren 45 minutos que narran el tránsito de dos mujeres entre la vida y la muerte. La pieza va más allá de un escenario, y logra poesía en movimiento.

Johnny Millán, encargado del diseño de vestuario y Liliana Escobedo, realizadora del mismo, así como la iluminación y edición musical que también dirige Víctor Ruíz, logran complicidad que lleva a la audiencia a otra dimensión.

El final no puede ser mejor: Lavista y Lince caminan casi flotando y se entregan a un camino de flores para cerrar la fantasía mortuoria bajo su propia canción.

La música de: Thomas Tallis, Bach, Lucas Vidal, Jhon O Conor y Bizet, utilizada en la pieza, otorgan también una atmósfera particular y bien marcada en cada etapa de la obra. Patricia Cardona, es responsable de la asesoría de voz de las artistas que también vocalizan y cantan la armonía de la muerte, la sorpresa de morir para renacer.

Entre Sueños y Flores, pieza que se presentó este viernes y sábado en el Centro Cultural “Los Talleres”, en Coyoacán, Ciudad de México, es la obra que da inicio a la conmemoración del 25 aniversario de la compañía Delfos Danza Contemporánea, de esta forma los artistas inician un viaje itinerante para recorrer diversos estados del país y presentar su trabajo.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.