La importancia de investigar para bailar

Frida Casillas

Mucho tiempo me he cuestionado el porqué de aquellos grupos pirata del Ballet Folklórico de México de Amalia Hernández (BFAH), de su necesidad máxima de plagiar sus vestuarios, tocados, incluso hasta sus coreografías de pies a cabeza y viceversa.

No puedo evitar molestarme por este suceso que debería aterrarnos a todos en este, el mundo de la danza. Aclaro que no estoy saliendo a defender con mis letras, si jamás lo he hecho con mis palabras, al BFAH, sino que en realidad hay una explicación que preocupa más allá del fanatismo que existe por este mismo.

No puedo poner en duda el trabajo que hizo doña Amalia, es grande y respetable, es original, tan solo por los sencillos términos denominados: investigación y técnica.

Lo que es hoy este ballet será para otro tema pero lo que fue durante sus primeros años es respetable.

Título: Dancing Girl / Fotógrafo: Spasimira Katina

La bailarina Amalia Hernández fue criticada y amada por este proyecto, incluso hasta la fecha hay espectadores que toman alguna postura de las ya mencionadas; hay quienes conservan sus danzas populares y autóctonas, por lo tanto se siente cierto tipo de traición y rechazo al proyecto dancístico de Amalia, ya que muchas danzas fueron modificadas para presentarse solo y para el espectáculo dancístico, al fin y al cabo ese es el proceso que se pasa de una danza popular a una folclórica, la preparación de ésta para el teatro. De esta preparación nace el amor de sus fanáticos por su estilo.

Amalia logró, sin querer, que se volvieran locos por el ballet por el simple hecho de amar sus tradiciones y de llevar más allá a México. Muchos no tienen idea del proceso que pasa un artista al crear y sienten sólo la necesidad de enfocarse en el estilo, desconociendo que para llegar a eso que aman se tuvo que pasar por una buena técnica y un buen método. Es por esto que el gran problema del plagio se expande.

Me refiero a esta compañía porque es con la cual tuve más cercanía por ser una bailarina folclórica, pero eso para nada descarta a otros géneros dancísticos. En la danza estamos perdidos entre la técnica formativa, la creación y estilo que se debe adaptar a una obra coreográfica.

Adentrándonos a explicar brevemente el método, técnica y estilo, comenzaremos con el primer término. El método se utiliza en la enseñanza para formar una técnica de trabajo correspondiente, la cual no llegue a confundirse con un entrenamiento; es el orden y proceso específico, en este caso de una obra escénica.

La técnica es necesaria para el proceso de formación profesional, es el reflejo de una investigación adecuada. Es el medio para realizar de forma correcta danzas del estado de Veracruz, por ejemplo, y no exponerlas con nuestro propio estilo sólo porque se ve bien, recordemos que hay un proceso.

El estilo es el último paso a seguir, ya que antes fueron necesarios el método y técnica. Digamos que aunque nuestro método haya sido claro y conciso, lo reflejemos en nuestra técnica, la cual no siempre llega a ser del todo creativa, lo que distingue a un grupo, docente o bailarín será siempre su estilo, la manera de proyectar su trabajo.

Si nuestro método de enseñanza está errado, nuestra técnica será el mismo resultado. Para llegar a ser un bailarín profesional hay que complementarnos con estos puntos que harán que la práctica se aplique para así obtener la experiencia necesaria en el desarrollo profesional.

La danza va más allá de copiar fácilmente cualquier estilo que esté de moda (o no), lo hemos olvidado, y de alimentar nuestro pesado ego.

El maestro José Antonio Torres Hernández dice en su libro Reflexiones sobre la danza escénica contemporánea que para lograr la armonía interactiva entre la técnica y estilo se tiene que poner atención en el método que cumplirá con la dosificación y ordenamiento de la técnica en formación y del estilo, esto sólo en el momento de la creación coreográfica, para así llegar a que el creador pueda imprimir su estilo tanto en los aspectos estéticos como artísticos.

Gustoso o no, como lo mencionaba anteriormente, el trabajo de Amalia Hernández nació bajo una constante investigación de historia, complementado con su formación hasta lograr su estilo.

La imitación de estilos hacia grupos o bailarines, en particular, se debe por falta de exigencia y de disciplina que obligue necesariamente a investigar e ir más allá de.

Muchos aprendices de la danza están preocupados por su estilo y no por su técnica. Recordemos que la danza es una manera de expresar, de comunicar a la sociedad y le estamos dando la espalda.

Si eres un fanático por adoptar el estilo del BFMAH, déjame decirte que éste ni por más novedoso que sea, aportará una formación efectiva y coherente, porque la técnica nunca pasará de moda, el estilo sí.

Copiar un estilo te ofrecerá tu garantía a la no permanencia, a algo que no trascenderá. Como bailarín debemos tener un poco más de raciocinio, dejar atrás nuestro egoísmo y las ganas de “sólo verse bien”, como institución ni se diga y como profesor, hay que contagiar la pasión hacia la danza y solucionar este problema que nace de uno, pero desprestigia un lado de toda nuestra cultura.

Sobre El Autor

Revista virtual de danza y disciplinas afines. El objetivo es ampliar la cultura de la danza en la población, creando un espacio para la expresión de distintas formas de pensamiento en el ámbito danza y que se reconozca el papel social de lo profesionales que lo ejercen.

Artículos Relacionados

7 Respuestas

  1. Gerardo Islas

    Frida Casillas: Concuerdo absolutamente en todos los términos en que se construye su texto. El ballet de Amalia, por más extraño que parezca, ha sido una suerte de buen acierto de Amalia para quedarse con las ideas de grandes creadores, productores, coreógrafos e impulsores de la danza. Pero no creo que haya tenido de forma sólida método, técnica y estilo, desde la formación de Amalia, es más ella no fue jamás una buena bailarina, pero sí muy lista para utilizar el dinero de su papá (Que provino del dinero de la Revolución Mexicana) y sus influencias, para construir una empresa privada. Trabajé (trabajamos) con ella varios trabajos que me consta que ella no realizó, y sí nosotros. Me refiero a Tenochtitlán y Tlaxcala. Lo que hacía ella era producir, eso sí…

    Responder
  2. Hector

    Si para ti desgacer los bailes y danzas del pueblo es investigar ps que mal estass la investigacion dentro de la danza va mas alla que sinplemente aprender un baile y desahcerlo y hacerlo al modo del exponente solo por un espectaculo

    Responder
  3. Patricia Arceo

    El artículo no me parece bien escrito, no está bien organizado y en lugar de educar a quienes no conocemos mucho de danza, nos muestras una crítica que parece derivada de desavenencias personales.

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.