Select Page

Advertisement

La danza clásica de India: raíz y evolución (Tercera parte)

La danza clásica de India: raíz y evolución  (Tercera parte)

La danza clásica de India: raíz y evolución

Parte 1: http://danzarevista.mx/la-danza-clasica-de-india-raiz-y-evolucion/
Parte 2: http://danzarevista.mx/la-danza-clasica-de-india-raiz-y-evolucion-2/


Natyam: Encuentro con la Danza de la India

La danza clásica de India: raíz y evolución

(Tercera parte)

Ernesto de la Teja G.

Ante la crítica que los ‘puristas’ hicieron a la investigación y propuesta de Bharati Shivaji en el Mohiniyattam tachándola como no ‘tradicional’, podemos preguntarnos entonces: ¿qué es lo tradicional? Muchas veces se asume que la forma rescatada de las danzas clásicas de India, iniciada a partir de los años treinta hasta la década de los cincuenta del siglo XX, es la forma en la que siempre fueron estas danzas: transmitidas de generación en generación desde su origen, herméticas y, por tanto, milenarias; considerarlas así sería adoptar una visión sesgada del desarrollo de la danza hindú.

Es de justicia observar que la danza es un hecho social, producto de la historia, por lo tanto dinámico, en transformación. Esto quiere decir que la danza no es la misma en toda la historia de una colectividad, su vigencia va cambiando de acuerdo a las necesidades de dicha sociedad.

Fue difícil para el Mohiniyattam tomar su lugar correspondiente como una de las danzas de mayor tradición en India, sin embargo, para el Odissi la historia fue tan diametral como el lugar geográfico en el que se encuentra.

En Odisha, al oriente de India, se enriqueció al nuevo formato de bailarín solista con elementos de la tradición de los gotipuas,[1] las maharis,[2] las esculturas del templo de Konark,[3] la obra literaria del Gita Govinda y sus ragas ahí mismo registradas, e incluso elementos tántricos locales budistas e hinduistas.

El rescate del Odissi se debe, en gran parte, al grupo llamado Jayantika integrado por Kalicharan Patnaik y Mayadhar Mansingh (relacionados con la poesía, dramaturgia, música y la academia), Pankaj Charan Das (que venía de una familia de tradición mahari), Deb Prasad Das y Kelucharan Mohapatra (entrenados en la tradición de los gotipuas) y Bhuvaneshwar Misra, músico que contribuyó en las composiciones.

Kelu y su esposa

Laxmipriya, esposa de Keluncharan Mohapatra, afectuosamente ayuda a su esposo en la ornamentación para una función de danza Odissi. (Fotografía de Avinash Pasricha, tomada del libro The dancing phenomenon. Kelucharan Mohapatra de Sharon Lowen).

El grupo Jayantika estableció el repertorio de bailarín solista en la danza Odissi, el cual gozaba de gran aceptación hacia los años setenta y estaba constituido por las coreografías de Mangalacharan, Batu, Pallavi, Abhinaya y Moksha.

A este repertorio se integró la aportación de Deb Prasad Das, cuyas coreografías como Astha Shambhu y Dasavatar tienen una influencia tántrica. Los elementos de la música en Orissa fueron tomados de la música indostaní y carnática. El trabajo de bailarinas como Sanjukta Panigrahi y Sonal Mansingh dio un lugar al Odissi en los modernos foros de India.

Sanjukta_Panigrahi,_(1944-1997)

Sanjukta Panigrahi, una de las primeras bailarinas de Odissi en presentarse como bailarina solista en los modernos foros de India.

En 1985 Madhavi Mudgal, discípula de Kelucharan Mohapatra, organizó un festival llamado Angahaar en Delhi, donde se discutieron y analizaron muchos aspectos del Odissi y, por primera vez, las maharis expresaron su propia danza fuera de Odisha. A raíz de este encuentro, un año después, se fundó el Odissi Research Center, auspiciado por el gobierno de Odisha. Sin embargo, fue hasta 1993 que un festival de Odissi tuvo lugar en su tierra de origen.

Por otro lado, en la región norte de India las gharanas o “familias extensas” de Lucknow y Jaipur expandieron la danza Kathak a lo largo y ancho de país. Damayanti Joshi, Rani Karna, Rohini Bhate y Kumudini Lakhia realizaron un trabajo personal con las estructuras de danza aprendidas que aportaron al Kathak. No podemos dejar de mencionar la genialidad de Durga Lal, perteneciente a la gharana de Jaipur.

Las condiciones en las que resurgió el Kathak permitieron la oportunidad de mostrar un trabajo en la renovación del estilo que podemos ver en las coreografías de Kumudini Lakhia.

Imagen 3

Kumidini Lakhia, reconocida por su renovado trabajo en el Kathak.

Por muchos años dentro y fuera de India se consideró a Birju Maharaj como el gran referente para los bailarines de Kathak. La genialidad aplaudida de este bailarín, de gran resistencia y gracia, y el talento del manejo de la matemática en la danza, no son más que el reflejo de la rica herencia cultural del Imperio Mogol, cuyos vestigios siguen alimentando la idea de una India que fue.

De esta forma Kathak, Odissi y Bharatanatyam se volvieron los estereotipos de la danza en India, ya que respondían a la reciente identidad nacional predominantemente hinduista con su innegable aporte musulmán, aspectos que le dieron una proyección internacional con “una esencia espiritual y romántica“, convirtiendo a este país, premeditado o no, en uno de los principales destinos del materialismo espiritual.

Sin embargo, es interesante conocer el devenir de otras danzas como el Kuchipudi, o danzas de pueblos que por su cultura indígena y aspecto físico aún no son del todo identificados como India, puesto que incluso ellos mismos luchan por ser parte de la nación bajo su propia identidad local y autonomía. Nuestra mirada debe ser dirigida, entonces, a la todavía incomprendida región del noreste de India, tema que trataremos en la continuación de este artículo.

Imágenes:


Links:

En el siguiente link se muestra la coreografía de Dasavatar de Deb Prassad Das, donde se puede apreciar la influencia del tantrismo local en la danza.

https://www.youtube.com/watch?v=jG6bHnunDgk


[1]               Los gotipuas son niños que se caracterizan como bailarinas y realizan danzas relacionadas con el dios Jagannath – Krishna; sus coreografías son acompañadas con acrobacias.

[2]              Las maharis (equivalente al término devadasi), fueron mujeres dedicadas al culto y servicio del dios Jagannath, dios patrono de Odisha. Entre los deberes de las maharis estaba el bailar para deleitar a la divinidad.

[3]                      El templo de Konark fue, en un principio, la principal fuente de información para reinterpretar algunos de los movimientos de danza plasmados en las esculturas. Este templo en particular es la representación del gran carro del Sol, jalado por siete caballos y antecedido por un vestíbulo con representaciones de músicos y bailarinas en posturas que pueden identificarse en Batu Nrtya, una de las coreografías del repertorio de Odissi. Todo el conjunto arquitectónico de Konark coincide con la descripción en la literatura puránica del Sol y su diaria trayectoria por los cielos marcando los meses del año. También es una representación de las procesiones de los grandes carros en donde los dioses recorren las calles de las localidades acompañadas por una orquesta y un grupo de bailarinas.


 La danza clásica de India: raíz y evolución

Parte 1: http://danzarevista.mx/la-danza-clasica-de-india-raiz-y-evolucion/

Parte 2: http://danzarevista.mx/la-danza-clasica-de-india-raiz-y-evolucion-2/

Acerca del autor

Danza-RevistaMX

Revista virtual de danza y disciplinas afines. El objetivo es ampliar la cultura de la danza en la población, creando un espacio para la expresión de distintas formas de pensamiento en el ámbito danza y que se reconozca el papel social de lo profesionales que lo ejercen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ADS

Facebook

Twitter

Anúnciate aquí

Danza-RevistaMX solicita tu ayuda para poderte llevar las investigaciones, conferencias y las diferentes actividades del VII Encuentro Internacional de Psicoballet en La Habana, Cuba.

Visita este link: