“Nuestras heridas corporales terminan por cerrar y sanar. Pero siempre hay heridas escondidas, las del corazón, y si usted sabe aceptarlas y soportarlas, descubrirá que el dolor y la alegría son imposibles de expresarlas con palabras… llegará entonces al reino de la poesía que sólo el cuerpo puede expresar.” Kazuo Ohno.

El gran maestro y pionero de Butoh, Kazuo Ohno, nació en la ciudad de Hakodate en 1906. Luego de graduarse en la Escuela Atlética de Japón comenzó a trabajar como profesor de Educación Física en la escuela Kanto Gakuin, una escuela privada cristiana en Yokohama. En 1929 al ver una presentación de la bailarina española Antonia Merce, conocida como “La Argentina” quedó tan impresionado que decidió dedicar su vida a la danza.

Kazuo Ohno, cortesía WikimediaComenzó su entrenamiento con dos de los pioneros de la danza moderna más importantes del Japón, los maestros Baku Ishii y Takaya Eguchi, este último, coreógrafo que había estudiado Neue Tanz con Mary Wigman en Alemania. En los años 50 Kazuo Ohno conoció a Tatsumi Hijikata, quien lo inspiró para comenzar a experimentar con Butoh (originalmente conocida como Ankoku Butoh, “Danza de la Oscuridad”). El Butoh estaba surgiendo en medio de la época turbulenta en la posguerra japonesa.

Hijikata, quien rechazaba las formas de danza occidentales tan populares en el momento, desarrolló con un grupo el vocabulario de los movimientos e ideas que más tarde, en 1961, él llamaría Ankoku Butoh. En 1959 Hijikata creó uno de sus primeros trabajos de Butoh, Kinjiki (Colores Prohibidos), basado en la novela de Yukio Mishima.

En 1977 el maestro Kazuo Ohno estrenó la obra “Admirando a la Argentina” (La Argentina Sho) bajo la dirección de Hijikata, la cual recibió el premio del Círculo de la Crítica Dancística.

Antonia Mercé "La Argentina"

Antonia Mercé “La Argentina”

En 1980 fue invitado al XIV Festival Internacional de Nancy en Francia e hizo una gira por Estrasburgo, Londres, Stuttgart, París y Estocolmo. Bajo la dirección de Hijikata creó otras dos grandes obras, “Mi Madre” y “Mar Muerto” presentándolas al lado de su hijo Yoshito Ohno. Otras obras suyas incluyen “Lotos”, “Ka Cho Fu Getsu” (Flores, Pájaros, Vientos, Luna) y “Camino en el Cielo, Camino en la Tierra”.

En 1993 recibió un premio especial de la prefectura de Kanagawa, otro premio de la ciudad de Yokohama, y el Premio Michelagelo Antonioni de las Artes en 1999.

Comenzando en 1994 hizo una retrospectiva cronológica de sus trabajos más representativos desde de 1977 en el Teatro Fonte en Yokohama. Kazuo Ohno también ha aparecido en películas como “El Retrato del Señor O” (1969), “Mandala del Señor O” (1971) y “El Libro de la Muerte del Señor O” (1973) del director japonés Chiaki Nagano; también participó en “La Escena del Alma” (1991) de Katsumi Hirano y en “Kazuo Ohno” (1995) de Daniel Schmid.

Escribió tres libros sobre Butoh, “El Palacio se Alza hasta el Cielo”, una colección de ensayos y fotografías, “Dessin”, con dibujos y anotaciones sobre sus creaciones de Butoh, y “Palabras del Taller”, una colección de charlas dadas en su taller. Además de esto se ha publicado “Alimento del Alma” que contiene una selección de fotografías que van desde los años 30 hasta 1999.

El maestro Ohno falleció el 1 de Junio de 2010 cuando tenía 103 años de edad.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.