Por Adriana Góchez

Con un espectáculo de danza de tres horas y media, el bailarín mexicano Isaac Hernández cautivó a las nueve mil personas que el sábado pasado acudieron al Auditorio Nacional para presenciar la gala Despertares.

Un show en el que participaron 35 artistas, entre bailarines y músicos, provenientes de 14 de las compañías más reconocidas del mundo.

El comienzo de la función estuvo a cargo de la leyenda del tap Savion Glover, quien bailó la música interpretada en vivo por la Candy Dance Band. Fue bien recibido.

Foto: Casey Herd. Cortesía Soul Arts Productions

El público aplaudió con más entusiasmo cuando salieron a escena la primera bailarina del Boston Ballet, Misa Kuranga, y el primer bailarín del English National Ballet, Isaac Hernández, para interpretar Black Swan, de Marius Petipa. Una presentación en la que el joven de 27 años demostró por qué es considerado uno de los mejores ejecutantes en la danza internacional.

Durante la gala se interpretaron 19 fragmentos de piezas dancísticas que transitaron por el ballet clásico y neoclásico, así como la danza contemporánea y las acrobacias. 

Hubo dramatismo, amor, tragedia… y humor, como cuando en el escenario apareció una gran vaca de peluche, una bailarina (Lauren Cuthbertson) que hacía movimientos torpes junto con su compañero (Jason Reilly). Una parodia al ballet tradicional.

Otro instante de humor fue con la obra del reconocido coreógrafo Itzik Galilli, Cherry Pink and Apple White Blossom, un sensual cortejo de una mujer (Anneleen Dedroog) hacia un hombre tímido (Sebastian Kloborg). El público se involucró tanto que dio palmas al ritmo de la música de Pérez Prado que sonaba de fondo.

Foto: Casey Herd. Cortesía Soul Arts Productions

La función también tuvo sus momentos dramáticos con Dust, obra de una de las máximas figuras de la danza contemporánea, Akram Kham. La pieza interpretada con majestuosidad por Erina Takahashi y James Streeter, reencarna la tragedia que vivieron los jóvenes durante la Primera Guerra Mundial.

Una de las presentaciones más aclamadas en la gala fue Carmen, interpretada por Tamara Rojo e Isaac Hernández, quienes hicieron impecables saltos y pirouettes.

Cuando tuvo lugar la participación del jalisciense Esteban Hernández, fue recibido con aplausos. El solista del San Francisco Ballet ejecutó Bob, de Daniel Rowe. La combinación de su carisma y técnica dancística sedujo a los espectadores.

Despertares culminó casi a la medianoche con una emotiva interpretación de los hermanos Isaac y Esteban Hernández, que tuvo como preámbulo la proyección de un video en el cual se ven sus pasos por la danza en la niñez, adolescencia y actualidad.

De esta manera Isaac Hernández logró lo que ni Juan Gabriel pudo en sus últimos conciertos en el Coloso de Reforma, que nueve mil almas se pusieran de pie para aplaudirle durante cinco minutos. 

Foto: Casey Herd. Cortesía Soul Arts Productions

Sobre El Autor

Revista virtual de danza y disciplinas afines. El objetivo es ampliar la cultura de la danza en la población, creando un espacio para la expresión de distintas formas de pensamiento en el ámbito danza y que se reconozca el papel social de lo profesionales que lo ejercen.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.