Este viernes 16 de noviembre se estrena Danza de las Cabezas, una creación de Benito González/Quiatora Monorriel. Inti Santamaría y Gisela Olmos, dos de los performers de esta puesta en escena, nos comparten su experiencia, alrededor de esta obra que desarrolla “una danza primitiva e insistente, que parte del movimiento y la potencia de las máquinas y se mezcla con la energía tribal y los rituales evangélicos, generando una especie de new age guru ó neotribalismo industrial, donde ritmos mecánicos, hipnotizantes como mantras, inducen al trance”.

 

GISELA OLMOS:

Lo que vivo en esta obra es que la preparación del performer solo se lleva a cabo practicando la coreografía las veces que sean necesarias. No hay una preparación fuera de ella, sino que solo se realiza llevándola a cabo. No creamos un personaje sino que nos presentamos a nosotros mismos poniendo a prueba la fortaleza del cuerpo. Tiene que ver con movimientos gestuales, pero con todo el cuerpo presente. Hay un rigor de la precisión que deben tener los movimientos respecto a la música. La repetición puede llevar a un estado de contemplación. También hay una precisión en cuanto a la forma, porque en cada escena los movimientos se llevan a cabo con características particulares. Un factor importante en el desarrollo de la obra es el uso de la energía, en donde no se derrocha en un instante, sino que se dosifica. Nos movemos con una especie de sutileza, porque no es de una manera tosca o brusca (aunque lo parezca). El cuerpo está consciente de lo que se está llevando a cabo. El cuerpo se prepara para resistir. Es un trabajo colectivo donde se pone a prueba la voluntad de todos los participantes para continuar y permanecer en ese acto ritual. Nos movemos como piezas colectivas y relacionándonos de manera directa e indirecta con los otros cuerpos. Tiene que ver con la voluntad de permanecer desde el comienzo hasta el final de la obra.

 

INTI SANTAMARÍA:

Como performer de la Danza de las cabezas de Benito González, el dedicar mi cuerpo y mi energía a esta coreografía me lleva a mis límites. Soy un artista visual que nunca se ha entrenado profesionalmente para ser bailarín, al contrario de mis demás compañeros de la obra. Sin embargo, llevo algunos años interesándome por las artes del cuerpo. Por lo tanto, cuando Benito hizo una invitación abierta en Facebook a quienes quisieran unirse a su nueva coreografía, yo no dudé en postularme. Los ensayos transcurrieron desde fines de enero hasta abril de 2018. Fue un tiempo suficiente para que los cuerpos de todos nosotros se adaptaran a las exigencias muy particulares de esta coreografía. Esta obra requiere administrar la energía, proyectar cierto estado de ánimo y seguir indicaciones y consignas muy precisas, pero que al mismo tiempo dejan espacio a algunos rasgos improvisados. Una característica de esta obra es la repetición y el juego de elementos mínimos del movimiento. Una de sus riquezas radica sobre todo en la atmósfera que crea. La obra se basó en dos inspiraciones: una es el movimiento rutinario de las máquinas, y el otro es el estado de trance en el que las personas entramos a través de las repeticiones de esta índole. En efecto, durante la práctica de esta obra, ha sido crucial nuestra concentración. Hay que estar sumamente alerta y al mismo tiempo procurar que los movimientos lleguen a un grado de obsesividad muy poco cotidiano. 

Danza de las Cabezas se estrena este viernes 16 de noviembre a las 18:00 horas, además tendrá funciones sábado y domingo en el mismo horario, en el Foro La Caja ubicado en la calle de San Fernando número 14, Colonia Guerrero, de la Ciudad de México.

Performers: Guillermo Aguilar, Fausto Jijón Quelal, Jorge Motel, Gisela Olmos, Inti Santamaría y Bryant Solís-María Krokodil. Música de Esplendor Geométrico. Edición y mezcla sonora de Conasupo. Diseño de iluminación de Mauricio Ascencio.

Fotografía de Ricardo León.

Sobre El Autor

Revista virtual de danza y disciplinas afines. El objetivo es ampliar la cultura de la danza en la población, creando un espacio para la expresión de distintas formas de pensamiento en el ámbito danza y que se reconozca el papel social de lo profesionales que lo ejercen.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.