En diciembre de 2015, para celebrar el 40 aniversario de la legendaria Rapsodia Bohemia, el English National Ballet, la Royal Academy of music y Trinity Boys Choir, realizaron una reinterpretación de esta magnífica pieza, cada uno su muy particular estilo de abordarla, como un homenaje al legado musical de Queen.

Bailarines: Erina Takahashi y James Forbat, bailarines principales del English National Ballet

Coreografía: James Streeter, solista del English National Ballet

El nacimiento de la rapsodia

Freddie Mercury escribió la mayor parte de Bohemian Rhapsody en su casa de Holland Road, Kensington, al norte de Londres. El productor de la canción, Roy Thomas Baker, relató cómo Mercury tocó la balada introductoria para él: “Interpretó el comienzo en el piano. Luego se detuvo y dijo ‘¡Y aquí es donde empieza la sección de ópera!’ Luego nos fuimos a cenar”. El guitarrista Brian May dijo que la banda comentó que el esbozo de Mercury para la canción era “intrigante y original y digno de trabajarse”.

Mucho del material de Queen se escribía en el estudio según May pero esta canción “estaba toda en la mente de Freddie” antes de que se sacara a la luz. La musicóloga Sheila Witeley sugirió que “el título se basa fuertemente en la ideología del rock contemporáneo, el individualismo del mundo de los artistas bohemios, con lo de ‘rapsodia’ afirmando los románticos ideales del rock como arte”. Sobre lo de “bohemio”, Daniel Michea dijo que “Mercury intentó […] [que esta canción] fuera una suerte de ópera, algo fuera de las normas de las canciones de rock y sigue la lógica operística: coros de muchas voces alternados con solos similares a arias, las emociones son excesivas y la trama, confusa”.7

La canción se grabó en tres semanas, empezando en Rockfield Studio 1 el 24 de agosto de 1975, tras un ensayo de tres semanas en Herefordshire. Durante el proceso, se usaron otros cuatro estudios adicionales: Roundhouse, SARM, Scorpion y Wessex. Según los miembros de la banda, Mercury compuso mentalmente la canción y los dirigió él mismo. Usó un piano de cola para conciertos marca Bechstein, que aparece en el video promocional y en las giras por el Reino Unido. Fue el sencillo más caro del mundo y es una de las grabaciones más elaboradas en toda la historia de la música.

May, Mercury y Taylor cantaron continuamente de diez a doce horas por día, obteniendo 180 grabaciones separadas. Como los estudios de aquella época solo disponían de cintas analógicas de 24 pistas, fue necesario que los tres se sobregrabaran numerosas veces y reiteraran estas grabaciones en sucesivas submezclas. Al final, terminaron usando cintas de octava generación.

 

Sobre El Autor

Revista virtual de danza y disciplinas afines. El objetivo es ampliar la cultura de la danza en la población, creando un espacio para la expresión de distintas formas de pensamiento en el ámbito danza y que se reconozca el papel social de lo profesionales que lo ejercen.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.