México, 14 agosto de 2016.

La gala de estrellas de ballet Elisa y amigos. V aniversario sorprendió y encantó al público que asistió al Palacio de Bellas Artes, donde fue consentido con coreografías del alemán Marco Goecke y el español Nacho Duato.

La actividad inició con la presentación de un video en el que Elisa Carrillo Cabrera, primera bailarina del Staatsballet Berlin, contó a los asistentes la experiencia de pertenecer a dicha compañía, así como agradeció la colaboración de sus compañeros bailarines en la gala.

elisa2

Por su parte Nacho Duato argumentó sobre la importancia que tiene el ballet y explicó las piezas en las que colaboró, fue entonces que después de un silencio total aparecieron en el escenario las estrellas del Staatsballet Berlin.

Por más de 15 minutos mantuvieron a la expectativa al público pues los movimientos que realizaban parecían formar figuras de fondo y al unir sus pasos con otros bailarines creaban increíbles movimientos que parecían flotar sobre el escenario.

Enseguida tocó turno a la pieza Grand Pas Classique, ejecutada por los bailarines Iana Salenko y Marian Walter, con música de Daniel Fracois Auber. Esta coreografía se caracteriza por los elegantes y vistosos trajes, así como las espectaculares vueltas y saltos.

Después se interpretaron las piezas dancísticas Caravaggio, con Elisa Carillo y Mikhail Kaniskin, música de Bruno Moretti y Claudio Monteverde, y “El Corsario”, a cargo de Joseph Gatti y Misa Kuranaga, la melodía fue compuesta por Ricardo Drigo.

elisa

Un momento sensual a la vez que trágico ocurrió con la danza Pas de Deux, del ballet Anna Karenina, cuya ejecución estuvo a cargo de Liubou Andreyeva y Oleg Gabyshev; coreografía de Boris Eifman y música de Ben Van Cauwenbergh.

Sin duda la interpretación del bailarín Dinu Tamazlacaru en el solo Les Bourgeois maravilló a los espectadores, pues con una implacable técnica de danza simulaba a un borracho caminar e interactuar adentro de un bar.

Para culminar con la segunda parte del programa se presentaron los bailarines Nicoletta Manni y Osiel Gouneo con el baile Pas de Deux del ballet Excélsior, con armonía de Romualdo Marenco. Se trata de una pieza reflexiva, en la que al parecer un moro conquista a una princesa para bailar enamorados.

Después de un intermedio que sirvió a los asistentes para comentar entre sus conocidos las coreografías vistas, inició la parte final del recital con la coreografía Arcangelo, con dirección de Nacho Duato y a cargo de los primeros bailarinas y solistas del Staatsballett Berlin.

Esta danza se caracterizó por representar en parejas de bailarines la temática del cielo y el infierno, con movimientos encontrados en los que parecían fundirse los cuerpos que artísticamente mostraban la liberación del ser humano y su muerte en tumbas humanas.

Fue entonces que el publico se levantó sin dudarlo de los asientos para coronar con una ovacionó de pie, entre aplausos y gritos de jubilo, el reconocimiento que a lo largo de la noche había expresado a los bailarines.

elisa-carrillo-cabrera

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.