Fotografía: ©Humberto Romero


Laura Trejo Cortés

Dos palabras que se pronuncian en menos de dos segundos: 30 años ¿Qué sucede en la vida de una persona en este lapso de tiempo? Podemos decir que aprendió a hablar, a caminar, a correr, a andar en bicicleta, a bailar, a escribir; seguramente también se enamoró, perdió a un ser querido, quizás conoció el mar o el desierto, viajó, le rompieron el corazón, o rompió corazones, rio a carcajadas, se cayó, lloró; a lo mejor fue testigo del amor, de la muerte, de la corrupción, estuvo acompañado, sobrevivió a una noche loca, vivió a veces a salto de mata, otras veces meditó perfectamente cada paso que dio, presenció asaltos… Si hablamos de los 30 años de una compañía no hay mucha diferencia, excepto porque es un grupo de personas que se acompañan, es una familia que cabalga a pesar de todo.

La semana pasada vi la función 30 años de asaltos escénicos… de la compañía Asaltodiario. La Sala Miguel Covarrubias casi llena. Tres coreografías: un dueto y dos piezas grupales, ambas dotadas de carga emocional, fuerza, movimientos precisos. El vestuario sencillo y sobrio dejaba percibir la complejidad de nuestro contexto mexicano (de ese rojo que ha pintado nuestra tierra, desde la cochinilla hasta la sangre de los muertos, los desaparecidos). En un país donde la desaparición de cuerpos es la norma, es importante bailar, usar el cuerpo para comunicar. Por cada persona que desaparece habrá alguien que esté para recordárnoslo.

Escenas de nuestro cotidiano violento representadas con la más fina metáfora. Canciones de cuna que nos arrastran a imágenes de tortura, agresión y brutalidad. Así es México, ¡chingao!, surrealista, ciego, vidente, brujo, sabio, molesto, irónico, alegre. Gracias Asaltodiario por confrontarnos con la realidad, con nuestra gente, nuestros problemas, nuestra violencia. El público emocionado, con el corazón estrujado, en algunas ocasiones lloró, otras rio, porque no le quedó de otra, porque nuestro país es tan irónico que a veces es mejor reír.

Agradecida estoy de conocerlos un instante de esos 30 años. Gracias por ese Impacto. Felices dobles quince Miguel, Claudia y los intérpretes de ASALTODIARIO.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.