Mantener un cuerpo ejercitado es una de las principales tareas de un bailarín profesional; sin embargo, si no se tiene una dieta adecuada, las actividades físicas también pueden desgastar huesos y articulaciones.


Araceli Martínez Coronado, nutrióloga certificada por el Colegio Mexicano de Nutriólogos, con maestría en Ciencias de los Alimentos y Nutrición Humana, y responsable del área de nutrición de la Universidad La Salle, explica que con la práctica intensiva del ejercicio físico, es habitual que el cartílago que protege los huesos de la articulación vaya sufriendo este desgaste, provocando que los huesos empiecen a rozar entre sí generando molestias y dolor articular.

Además, los bailarines suelen sufrir lesiones, fisuras o fracturas en alguno de sus huesos, traumatismos, y estiramientos bruscos que agudizan el problema.

Ante estas condiciones, es indispensable una alimentación sana y balanceada, pero sobre todo consumir tortilla, más si es elaborada con harina de maíz, considerando que es uno de los alimentos más completos que puede haber por su alto contenido en fibra, calcio, niacina, ácido fólico, vitaminas A, B, C, D y E.

“Es muy sabido que las tortillas son una fuente alimenticia rica en calcio, que nos va ayudar a fortalecer huesos y recuperarnos más rápido de una fisura o fractura ósea, pero además contiene niacina, que es uno de los elementos que ayudan a la formación de colágeno, una proteína, que ayuda a la formación de la estructura de los huesos y de todos los demás componentes de la articulación: cartílagos, ligamentos y tendones”.

Además, les aporta grosor, resistencia y elasticidad a músculos y tendones, e interviene en la formación de la estructura del tejido que protege y recubre las fibras musculares.

Para la adecuada absorción de colágeno y calcio, es indispensable el conjunto de vitaminas B, considerando ácido fólico, vitaminas A, C, D y E; presentes también en las tortillas, principalmente en las elaboradas con harina de maíz.

“Todo esto lo podemos conseguir consumiendo tortilla, un alimento que además es tradicional de México, de bajo costo y que contrario a lo que se piensa, no engorda. Si proporcionamos a nuestro cuerpo todos estos nutrientes que aporta la tortilla conseguiremos un fortalecimiento de cartílagos y huesos, y evitaremos padecer osteoporosis e inflamación de las articulaciones que van desgastándose de caderas, hombros, rodillas y manos”.

Martínez Coronado agrega que la tortilla es un alimento rico en fibra, lo que también favorece a la buena digestión de las personas.

 

Sobre El Autor

Revista virtual de danza y disciplinas afines. El objetivo es ampliar la cultura de la danza en la población, creando un espacio para la expresión de distintas formas de pensamiento en el ámbito danza y que se reconozca el papel social de lo profesionales que lo ejercen.

Artículos Relacionados

Una Respuesta

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.