Select Page

Clásicos del ballet, estrenos… y mucha mexicanidad, en Gala de Elisa y Amigos

Clásicos del ballet, estrenos… y mucha mexicanidad, en Gala de Elisa y Amigos

Por Adriana Góchez

Una escenografía que simulaba un cielo, música de Tchaikovsky de fondo, bailarines del Ballet Bolshoi con un impecable atuendo blanco que brillaba cual diamante, interpretando el pas de deux, del ballet Joyas. Así inició el pasado jueves en el Palacio de Bellas Artes, la sexta edición de la gala Elisa y amigos, la cual tuvo un toque muy mexicano pues se rindió homenaje a la máxima figura de la danza folclórica de nuestro país, Amalia Hernández.

La segunda participación corrió a cargo de la anfitriona de este evento, Elisa Carrillo, y el primer bailarín del Ballet de la Ópera de Berlín, Mikhail Kaniskin, quienes fueron recibidos con ovaciones y ejecutaron un fragmento de la obra Onegin, considerada una de las máximas obras del coreográfo John Cranko.

El escenario se transformó en una habitación: Tatiana (Elisa Carrillo) se levanta de la cama y escribe una carta apasionada a Eugenio Onegin (Mikhail Kaniskin) en la que le revela lo que siente por él y le pide verlo. Aquel muchacho acude a su llamado, pero no se siente atraído por ella y decide marcharse.

Ensayo de la Gala. Fotografías de Arturo López / Secretaría de Cultura

Y como en la velada no podía faltar otro clásico del ballet, siguió el turno de El cascanueses, con la participación de Ashley Bouder, primera bailarina del New York City Ballet; y el estadounidense Joseph Gatti, quienes recibieron aplausos al ejecutar grandes saltos y pirouettes (giros sobre una pierna).

Después llegó un guiño hacia lo mexicano. Empezó a sonar Uno se despide insensiblemente de pequeñas cosas/Lo mismo que un árbol en tiempos de otoño queda sin hojas..., y salieron a escena los bailarines del Staatsballett Ucrania, Ekaterina Kukhar y Alexander Stoyanov, para interpretar un fragmento Simple Things, una obra más cercana a lo contemporáneo.

Luego comenzó la primera referencia hacia la célebre Amalia Hernández, quien este 2017 cumpliría 100 años. Bailarines del Ballet Folklórico que fundó la coreógrafa, ejecutaron la dramatización de la cacería de un venado, la Danza del Venado. Fueron ovacionados con gritos de júbilo.

Luego de este paréntesis, la gala volvió al ballet clásico con un pas de deux de El corsario, que fue ejecutado de manera impecable por los primeros bailarines de los ballets de Múnich y Mariinski, Maria Shirinkina y Vladimir Shklakov.

Después de la presentación del pas de deux de Voices of spring, tuvo lugar el esperado estreno en México de El sofá, una propuesta de danza-teatro del israelí Itzik Galili, considerado como una de las máximas figuras de la danza contemporánea en la actualidad.

Sonó la música del estadounidense Tom Waits y en medio del escenario se colocó un sillón amarillo en el que transcurrió esta coreografía que con un toque de humor mostró el triángulo amoroso de un hombre, una mujer y un homosexual, quienes tratan de tener sexo… en un sofá.

Elisa Carrillo, vestida con una blusa y short verde; y Mikhail Kaniskin, interpretaron escenas de connotación sexual. Todo parecía girar en torno a ellos, pero ocurrió un cambio inesperado: se pararon frente al sillón y saltaron detrás de este; hubo una pausa y ahora en lugar de la primera bailarina del Ballet de la Ópera de Berlín, apareció Michael Banzhaf.

Cambiaron los papeles. Se repitió la misma coreografía, pero ahora Kaniskin hizo el papel de Elisa, era el sometido, y Banzhaf, el que trataba de conquistar, el que flirteaba. Risas y hasta carcajadas de los espectadores se escucharon en la Sala Principal del Palacio de Bellas Artes. Sin duda los tres se ganaron los aplausos del público.

Después del intermedio, la función se engalanó con la presentación pas de deux de obras como La hija del faraón, Espartaco, Stars and Stripes, Sonata y Don Quijote. El cierre con broche de oro de esta velada fue con la coreografía Sones de antiguos de Michoacán, el primer éxito de Amalia Hernández y que la consagró en la escena nacional e internacional.

El escenario “se pintó” de colores mexicanos, músicos tocaron en vivo el tema “Sones antiguos de Michoacán” y la primera en salir en escena fue Elisa Carrillo con un traje típico, después la acompañaron bailarinas del Ballet Folklórico de Amalia Hernández.

Con este contagio de alegría y gritos de “¡Viva México, viva… viva México… viva México!”, por parte de Elisa Carrillo y el público, culminó esta noche que durante casi dos horas reunió a grandes figuras del ballet en un mismo recinto.

About The Author

Danza-RevistaMX

Revista virtual de danza y disciplinas afines. El objetivo es ampliar la cultura de la danza en la población, creando un espacio para la expresión de distintas formas de pensamiento en el ámbito danza y que se reconozca el papel social de lo profesionales que lo ejercen.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ANUNCIOS

-

Facebook

Twitter

Anúnciate aquí