México.

Un espectáculo vistoso y de gran calidad, se manifestó en la obra de ballet Carmina Burana, de Nellie Happee, a cargo de la Compañía Nacional de Danza, que ofreció hoy su ensayo general para medios e invitados.

La Sala Principal del Palacio de Bellas Artes, que fue el escenario para albergar la obra, con música de Carl Orff, y el acompañamiento de la Orquesta y el Coro del Teatro de Bellas Artes, bajo la dirección de Srba Dinic, cautivó a los asistentes que ovacionaron a la Compañía, del Instituto Nacional de Bellas Artes.

Ante la presencia de la coreógrafa Nellie Happee, quien a través de las funciones de Carmina Burana, los días 13, 15, 19 y 20 de mayo, recibirá un homenaje por sus 88 años de vida y 68 de trayectoria artística, inició el espectáculo ante la expectativa de un público.

Bajo la batuta de Dinic, la Orquesta de Bellas Artes comenzó a tocar y en unos segundos se abrió el telón del escenario en que los cuatro bailarines, estaban listos para interpretar la obra La pavana del moro, de José Limón, con música de Henry Purcell, en arreglos de Simon Sadoff.

Una pieza coreográfica que plasmó la estética de los cuerpos de los bailarines, quienes ejecutaron al ritmo de la música su pasión y técnica, así como la sutileza de cada movimiento, haciéndolos únicos e irrepetibles.

En la forma de una pavana y otras danzas del alto Renacimiento, se cuenta la leyenda del desafortunado moro y de su esposa, de quien injustamente sospecha, así como del amigo traidor del moro y su mujer. Los cuatro personajes retratan la tragedia humana, por lo tanto, este ballet es atemporal.

La pieza coreográfica se presentó por primera vez el 17 de agosto de 1949 en el Festival d Connecticut College, y estuvo a cargo de la Compañía de Danza José Limón.

Luego del intermedio, la Orquesta y el Coro del Teatro de Bellas Artes volvió a escucharse sobre todo al ejecutar la obra de Carl Orff, que al abrirse el telón aparecieron los actores en escena como si fuera un coliseo, y en medio se vio un enorme aro que contiene los símbolos zodiacales.

En las gradas se colocó el grupo coral, vestidos todos de época, así como a la soprano Cynthia Sánchez, el tenor Hugo Colín y el barítono Guillermo Ruiz. En tanto los bailarines aparecían en el centro del escenario bailando y algunos caminaban de manera rápida, pero otros en los costados, ondeaban banderas de un lado a otro.

La música de Carl Orff retumbaba en el espacio de la Sala Principal, y los bailarines de la compañía interpretaban los personajes de una historia situada en un pueblo de la Edad Media.

La historia trata sobre un hombre atormentado, quien no es el hombre perfecto, encantador o el príncipe azul que todas las mujeres sueñan, sino un ser lleno de vicios, que cae y se levanta, ante la presencia de una mujer bella, vestida de rojo que es la personificación de la sensualidad.

La versión coreográfica de Nellie Happee a la cantata escénica Carmina Burana, de Carl Orff, está cumpliendo 35 años de éxito continuo. Se estrenó en 1983 en el marco del XI Festival Internacional Cervantino.

Sobre El Autor

Revista virtual de danza y disciplinas afines. El objetivo es ampliar la cultura de la danza en la población, creando un espacio para la expresión de distintas formas de pensamiento en el ámbito danza y que se reconozca el papel social de lo profesionales que lo ejercen.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.