Por Isabel Inclan

Toronto, 15 de marzo de 2017

Brenda Rodríguez es una joven mexicana que a sus 18 años está destacando en Canadá como bailarina de ballet, en la obra El Cascanueces, de Piotr Ilich Chaikovski, ha representado a varios personajes hasta que llegó a ser la titular.

Brenda es originaria de Nuevo León donde patinaba desde los cinco años de edad, a los seis años ganó la competencia a nivel nacional de su categoría en patinaje artístico.

Dos años después volvió a ganar a nivel nacional. Después empezó a bailar ballet para mejorar su patinaje, pero esta expresión artística la cautivó tanto que cambió los patines por las zapatillas de ballet.

Estudió en la Escuela Superior de Música y Danza de Monterrey, pero su familia decidió emigrar en busca de un mejor ambiente.

“Cuando mi mamá presenció una balacera, mi familia decidió salir del país”, señaló la joven mexicana. Su mamá había nacido en Montreal, por lo que no les fue difícil obtener sus papeles de residencia permanente en Canadá.

Llegó a Toronto hace siete años. Pidió audición en la Escuela Nacional de Ballet, donde la aceptaron; también fue becada por la Victoria International Ballet Academy, de Vaughan, cerca de Toronto.

Actualmente, cursa la preparatoria en la Cardinal Carter Academy for the Arts en donde ha integrado el elenco de El Cascanueces, protagonizando varios personajes hasta que llegó a ser la titular.

“He hecho El Cascanueces por ocho años con casi todos los personajes hasta que por fin pude representar al Hada de Azúcar (Sugar Plum Fairy)”.

“Antes de venir a radicar permanentemente a Canadá ya había conocido el país y me gustó mucho. Vivir ahora aquí me resulta fascinante. Al principio fue un poco difícil, pues no hablaba mucho inglés y tuve que dejar a mis amigos, además de que mi papá se quedó ocho meses en México mientras le llegaban sus papeles”, recordó.

La joven bailarina fue entrevistada luego de su actuación en el noveno aniversario de la asociación Aliddesa (Acciones de Liderazgo y Desarrollo de Mujeres), que da apoyo en asesoría y asentamiento para las mujeres latinoamericanas en Toronto.

Acompañada de su madre Judith Garza, Brenda señaló que aunque vive bien en Toronto no deja de añorar su tierra natal.

“México es mi casa, mi hogar, porque ahí nací y lo extraño mucho, sobre todo la comida y mi demás familia, el clima, pero me he acoplado a Canadá y me gusta vivir aquí y veo más oportunidades para crecer profesionalmente”, añadió.

A punto de graduarse de la Cardinal Carter Academy for the Arts, que es una preparatoria que incorpora clases de artes, Brenda quiere seguir haciendo audiciones para llegar a ser una bailarina de ballet profesional.

“Mi plan es solicitar a universidades que se especializan en danza y audicionar en compañías de ballet”, agregó.

Brenda Rodríguez no es la primera bailarina mexicana que está destacando en el ballet canadiense.

El Ballet Nacional de Canadá tiene actualmente una bailarina mexicana, Selene Guerrero Trujillo, quien integra el elenco desde el 2007.


Información: NTX/I/II/MMMM/MUJER17

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.