México, 25 de abril de 2017

El libro Revelación del cuerpo. La elocuencia del gesto, de la profesora Adriana Guzmán Vázquez, plantea una reflexión acerca de las potencialidades del mismo al pensarlo como una construcción cultural.

La publicación editada por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), presenta en portada un dibujo del maestro en Artes Visuales de la UNAM, José Antonio Platas, quien también colaboró en la edición con algunos esquemas sobre la postura corporal.

La obra de la doctora en Ciencias Antropológicas por la Universidad Autónoma Metropolitana es una conjunción de saberes al retomar varias disciplinas como la biología, filosofía, historia, antropología e historia del arte, entre otras, destacó el Instituto, en un comunicado.

Guzmán Vázquez aborda el cuerpo como una construcción cultural entendida a partir de la consideración del sujeto, la experiencia y la propia cultura, y revisa su gestualidad en el arte plástico figurativo y en la danza.

El cuerpo ha sido punto constante de observación y reflexión, aunque la forma en la que se le ha interpretado y, por ende, construido y vivido, ha variado tanto como las culturas que se han sucedido en el tiempo y en el espacio, refirió la profesora de la Escuela Nacional de Antropología e Historia (ENAH).

La autora, quien se acercó al tema a partir de su experiencia como bailarina de danza contemporánea y flamenca, dijo no debe existir una separación entre cuerpo y mente, cuerpo y alma o cuerpo y espíritu, sino que es necesario observar al sujeto como un ser integral.

“El cuerpo no es una herramienta o un instrumento secundario poco importante; se tiene que dejar de lado la manera de concebirlo como vehículo del alma o materia que soporta la mente”, acotó.

En el apartado El cuerpo… siempre el cuerpo, aborda la visión que se le ha dado a éste desde varios enfoques y define nueve categorías para reflexionar en torno a sus potencialidades: esquema, imagen,  postura corporal, real, imaginario, simbólico, vivido, percibido e interpretado.

Mientras que en El gesto… siempre el gesto, plantea que la gestualidad es uno de los mecanismos a través de los cuales se aprehende el mundo y construye cinco rubros (síntomas, kinésica, proxémica, objeto y contexto) que le permiten analizarlo desde una vivencia particular que es el dolor.

“Elegí el dolor porque es una experiencia radical que compromete al sujeto como unidad y de manera total, es una percepción individual pero cargada de significaciones; cada cultura decide qué es lo que le causa dolor, qué actitudes asumir y cómo expresarlo”, apuntó.

En La danza… siempre la danza,  visualiza la danza como gestualidad y construye la manera en la que puede ser analizado este arte a partir de dicha premisa; la revisión continua con el gesto del dolor en la ejecución dancística.

“La danza genera sentidos, significaciones y simbolismos que confluyen en el ejecutante… Romper con la clasificación que encasilla ciertas aptitudes a la mente y otras al cuerpo es, entre otros, uno de los objetivos que persigue este trabajo”, señaló.

Sobre El Autor

Revista virtual de danza y disciplinas afines. El objetivo es ampliar la cultura de la danza en la población, creando un espacio para la expresión de distintas formas de pensamiento en el ámbito danza y que se reconozca el papel social de lo profesionales que lo ejercen.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.