• Pondera Miguel Mancillas evolución que ha tenido la agrupación para crear y crecer en libertad

Información de Luis Galindo

México.

El coreógrafo y bailarín mexicano Miguel Mancillas, director de la compañía de danza Antares, dio a conocer que en 2018 continuarán los festejos por el 30 aniversario de la agrupación y que lo harán con tres reposiciones y una nueva coreografía, a la que definió como de fantasía, y en la cual aún trabajan.

En entrevista, el artista adelantó que es una pieza coreográfica en la que aparecen alteraciones corporales que aún tiene que trabajar con otros especialistas, ya que ellos acostumbran hacer transformaciones del cuerpo para poder subir al escenario con ellas.

Hasta ahora, dijo en entrevista, van en el bosquejo de los personajes y una vez que concluya comenzarán a generar todo, “aunque si hay como algunos argumentos de la dramaturgia que planteará, pero básicamente es más sobre el terreno de la fantasía, que espera tenerla y presentarla como una prueba escénica a mediados de año, para que en el segundo semestre avanzar con esto”.

Este 2018 continuará la celebración del 30 aniversario, con lo que sumarán dos años de festejos, para lo cual interpretarán una obra que estrenaron en 1998, otra en 2014 y una tercera más reciente, en total serán tres de reposiciones y el mencionado estreno.

Antares lleva 30 años cimbrando con su danza. Es una de las máximas agrupaciones de México en el género contemporáneo.

Miguel Mancillas

Se trata de una compañía independiente de Hermosillo, Sonora, que se ha caracterizado por tener una exigente preparación física al servicio de una expresividad intensa, por momentos inquietante.

Para Mancillas, Antares ha evolucionado y mantiene una idea que le parece muy valiosa, que es ese sentido lúdico de entender la diversidad y la transformación que el arte propone.

“Creo que el arte tiene ese gran poder de mostrarnos diferentes realidades y creo que de ahí lo peligroso, por eso se le relega el arte, porque no deja de ser una fuerte herramienta contestaría por un lado, pero también de cuestionamiento director al decir no hay una realidad, sino muchas”, acotó el director.

Añadió que ver a los jóvenes y tener jóvenes menores de edad en el mismo grupo, es muy gratificante, igual que ver bailarines que trabajan con él más de 20 años, significa que el grupo va creciendo como una especie de familia.

“Siento que la danza al ser un trabajo en equipo permite generar esos lazos con otros creadores, diseñadores de vestuario, música e iluminación”, comentó.

Es una cuestión que uno tiene que aprender a trabajar en conjunto, aunque haya una dirección, uno tiene que también oír a los otros, eso ha permitido un crecimiento al grupo que ha consolidado a través de 30 años.

Respecto a la danza contemporánea en Sonora, el maestro Mancillas expresó que es una actividad en ebullición constantemente, porque hay un grupo numeroso de jóvenes que generan su identidad escénica y hay grupos consolidados como el caso de La Lágrima, de Adriana Castaños y Quiatora Monorriel.

“Eso permite que los jóvenes se muevan y generen otro tipo de actividades y me parece que es muy sano, por ejemplo hay festivales provocados por ellos y otros que se han fortalecido por muchos años, y creo que Sonora es un lugar donde la danza tiene su propia lógica y me gusta mucho que esa diversidad sobreviva, porque el arte es ese sentido de libertad”, concluyó Mancillas.


NTX/LGZ/MCV

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.